martes, 6 de octubre de 2009

De poetas malditos y malas compañías  

El jueves pasado fue la actuación de Maldita Compañía en la sala Malandar, presentando el espectáculo Burrowski, ópera en dos actos, que trató de recrear el enloquecido mundo de Burroughs & Bukowski a base de tirar de versos delirantes recitados y escenificados con convicta locura por Mario y Fátima -auténticos kamikazes del escenario-, y de una psicodélica base musical en directo creadora del inquietante fondo sonoro necesario. Durante casi 50 minutos unos y otros nos estuvimos espoleando mutuamente hasta conseguir varios momentos esquizoides. Mi aportación musical vino de la mano –una vez más- de generar esos extraños sonidos mitad chelo, mitad voz soprana, que ofrece el theremin. No pude meterle finalmente el efecto fuzz tal y como quería ya que las pruebas previas con el pedal sacaban un sonido más tirando a gato al que se le ha pisado el rabo que al sonido white noise que ando buscando. Otra vez será. No me importa puesto que el resultado final creo que quedó bastante satisfactorio.

Después subieron al escenario Araujo Orkestra presentando Japan Republik en forma de cautivador espacio musical al que también se unieron Mario y Fátima, que optaron esta vez por dar rienda suelta a sus más bajos instintos en una especie de psicodélico y extremo ritual de apareamiento, en el que la sensación de peligro fue una constante sólo mitigada –a veces tensada- en parte por la calma musical de los Araujo.

Están muertos los dos
Filosofía de los hombres cactus


Los Malditos preparativos


Araujos y enmascarados

Etiquetas:


0 aprensiones:

Publicar un comentario





This page is powered by Blogger. Isn't yours?
www.hypersmash.com