miércoles, 4 de octubre de 2006

Chicas fatales  

¿Existen de verdad? ¿son seres sobreavanzados de la cadena evolutiva con mecanismos morales imposibles aún por descifrar? ¿o es sólo una idea en el subconsciente colectivo auspiciada por la inmensa literatura vertida sobre el tema dada la condición de mala bíblica? A estas alturas no me atrevería a decir si existen o no dado que tal y como la ha pintado el cine y la cultura popular aún no me encontrado a ninguna que dé los síntomas de chica letal según la guía cinematográfica, y por supuesto sí que me gustaría encontrármela dado la irresistible aura que envuelve al mito, eso por descontado que no soy de piedra, aunque mentiría sí dijera que no he visto aires de súcubo en algunas chicas al ver al desafortunado machote de turno destrozado por no haber alcanzado su no sé muy bien qué de ella y seguir ésta impávida después de enviarle directamente al infierno del desconsuelo (y bueno, creo que a mí también algún mal rato igual me ha tocado pasar..)

Pero por lo general, lo visto y conocido por mi parte ha estado por ahora más cerca de la caricatura de mujer fatal que de lo que se espera de una auténtica –según ese concepto algo difuso pero perfectamente reconocible que todos tenemos en mente-. Según la Wikipedia –inestimable fuente de conocimiento y sabiduría- la mujer fatal debería ser algo así:

“Una mujer fatal es un personaje tipo, normalmente una villana que usa el maligno poder de la sexualidad para atrapar al desventurado héroe. Es una traducción de la expresión francesa femme fatale, ‘mujer mortífera’. Se la suele representar como sexualmente insaciable. Aunque suele ser malvada, también hay mujeres fatales que en algunas historias hacen de antiheroínas e incluso de heroínas. En la actualidad el arquetipo suele ser visto como un personaje que constantemente cruza la línea entre la bondad y la maldad, actuando sin escrúpulos sea cual sea su lealtad.”
Creo que el problema viene cuando la leyenda trata de hacerse realidad y en lugar de una femme fatale sólo vemos un futuro foco de problemas desde el instante en que cruzamos la línea, que en vez de arrebatadoras promesas eróticas lo único que salta a la vista es un juego confuso manido hasta la saciedad y que, en definitiva, se adivina tempranamente un desgaste físico, psíquico y monetario en el que probablemente la supuesta reina de la seducción no merezca el esfuerzo. La pregunta viene sola: ¿y si apareciera una de verdad? Pues seguramente no habría ni tiempo ni consciencia para plantearse nada de esto, está claro. Sólo nos animamos a destripar el juguete cuando intuímos que hay un truco que lo mueve, si no, nos limitamos a mirar y disfrutar los encantadores secretos. Al fin y al cabo son los mecanismos no desvelados los que le dan un poco de magia a la cosa e inspiran la imaginación. Total para seguir adelante y soñar un poco, que para darse de bruces con la realidad siempre hay tiempo.

Etiquetas:


0 aprensiones:

Publicar un comentario





This page is powered by Blogger. Isn't yours?
www.hypersmash.com