miércoles, 19 de enero de 2011

Feria de Monstruos  

Es el título en castellano con el que fue editada por aquí esa obra maestra del cómic llamada Freak Show, ilustrada por Bernie Wrightson y guionizada por Bruce Jones (cualquier amante del noveno arte sabe el peso de estos nombres), y la cual descubrí allá por los agonizantes 80s gracias a las entregas que aparecían a todo color (el original es en blanco y negro) en el legendario Creepy y a las viejas tiendas de cómics que apilaban desordenadamente decenas de ejemplares sueltos. Jamás pude hacerme con la serie completa a pesar de rebuscar a fondo y pasarme con frecuencia por la tienda por si había números nuevos. Fue inútil, a pesar de buscar y buscar tan solo pude quedarme con el increíble inicio de la historia repartida entre tres o cuatro revistas y tratar de imaginar qué le esperaría a aquella mujer-sapo que tan cerca se puso la hoja de afeitar o al niño-pies-de-gigante que llegó a sentir el roce de la soga alrededor de su cuello, rescatados ambos in-extremis de tan fatal desenlace por ese personaje tan misterioso del que nunca supe entonces su identidad, y del que hasta podía recordar el chirriar de su lento carromato más como un sonido que como un texto impreso en una viñeta. Imágenes poderosas que aguantaron años y años intactas en mi mente esperando algún día ser completadas con el resto de la serie.



Recientemente, tal y como apuntaba en otro post, me hice finalmente con la obra en el Midtown Comics de NYC: un ejemplar de una edición especial de 2005, seriado y firmado por los autores (la primera edición compilando la serie completa es de 1997) y que solo el temple que otorgan los años evitó que me diera un hincho fulminante al momento de encontrarlo (la naturaleza es sabia, supo cuando entregármelo). Para rematar el hallazgo, además de la historia principal, el libro incluía al final dos fascinantes rarezas del ilustrador que disparaban automáticamente la sensación de haber dado con algo único e irrepetible.


Podría llenar folios acerca de la historia, pero es mejor disfrutarla por uno mismo: hace un par de años descubrí en Internet que alguien ya había escaneado de los Creepys la serie completa en castellano, la cual pongo para descarga.

Me encantaría ver algún día esta historia convertida en obra de teatro, creo que es perfecta para ser representada como una apología de la dignidad personal sea cual fuere la condición de cada uno. Algo parecido a lo que hizo Freaks en el cine pero llevado a la cercanía de las tablas. Mostrar que ese orgullo individual que a veces se inhibe bajo espesas capas de timidez o miedo, sale feroz cuando se ve gravemente amenazada nuestra identidad personal. Que más allá de cualquier aspecto, forma, hechura o apariencia, todo el mundo tiene intacta la capacidad -a veces solo mostrada bajo situaciones límite- de defender su derecho a no dejarse pisotear por nadie.

Buscando más información acerca de los autores de Freak Show (inexplicablemente las webs oficiales tipo isfdb no la incluyen entre sus creaciones, lo que le da aún más un aire de inencontrable, aunque eso no sea del todo cierto) he recordado otra obra maestra del cómic de horror realizada por el dúo en cuestión y que en su momento también supo ponerme los pelos como escarpias. Fue publicada en un Creepy de los 80s, se titulaba Jenifer, y de la misma forma invito a verla mejor que contarla. Está en inglés, pero vamos, que el susto te lo llevas igual. Hay una adaptación televisiva realizada para la serie Master of Horror y dirigida por Darío Argento (el del gore italiano) aunque no la he visto y no puedo opinar. De momento las diez páginas dan para hacerse una idea de hasta dónde puede cambiar tu vida por estar en el momento y lugar equivocados...

Etiquetas: ,


0 aprensiones:

Publicar un comentario





This page is powered by Blogger. Isn't yours?
www.hypersmash.com