lunes, 19 de septiembre de 2011

El cacharraco que cayó del cielo  

A un servidor, apasionado de la ciencia ficción más catastrófica, pero mucho más de la realidad que la inspira, nada le puede causar más interés que encontrar una noticia como ésta, en la que por lo visto un satélite científico del tamaño de un microbús, que lleva veinte años dando vueltas a la Tierra -de los cuales más de cinco sin control alguno-, cae a tierra este mismo viernes sin que nadie por ahora sepa dónde ni cuándo exactamente. La zona puede ser cualquier sitio desde Estocolmo hasta la Tierra del Fuego, lo irán diciendo con precisión según se acerque la fecha, aunque ya avisan que no hay que preocuparse demasiado puesto que probablemente, aparte de casi desintegrarse su mayor parte en la reentrada, caiga en el mar, como suele ser lo habitual.

Pero en el caso de que no fuera así y algunos de sus restos llegaran a dar en zona habitada y después de ver este documento, donde insisten demasiado en que no hay casi riesgo para nadie en el caso que cayera a tierra firme y donde ponen la escalofriante lista de objetos (algunos como bombonas de butano o más, la mayoría como adoquines grandes) que impactarían a bastante velocidad, además de no saber por ahora dónde va a suceder, hace que la cosa cobre un cierto aire inquietante y parezca un poco una película de serie b de catástrofes venidas del espacio exterior.



Espero que tengan razón y finalmente solo espante a unos cuantos pececillos. La Amenaza de Andrómeda está muy bien para verla en el cine, no en el jardín de tu casa.

Etiquetas: ,


0 aprensiones:

Publicar un comentario





This page is powered by Blogger. Isn't yours?
www.hypersmash.com