jueves, 16 de agosto de 2012

Erik Kriek  

Ya conocía las arriesgadas incursiones de algunos de los mejores autores gráficos de terror en el mundo lovecraftiano, desde el expresionismo de Alberto Broccia al dramatismo extremo de Berni Wrightson (mi favorito), o desde el juego de contrastes y volúmenes de Richard Corben hasta el increíble bestiario de Josep M. Beá y sus geniales intentos por ponerle cara (es un decir) a las principales criaturas de tan demencial mitología. No sé si habrá más, que seguro que sí por lo atractivo que es tratar de plasmar tales pesadillas en papel tal y como se las imagina uno después de releer una y otra vez cualquiera de los relatos de Lovecraft, pero hacerlo de forma que conecte con la imaginería colectiva ya son menos. Tras mi última adquisición dentro del noveno arte, que ha sido esta maravilla...



...no me queda más remedio que aceptar la inclusión de Erik Kriek en el selecto club con sobresaliente alto, primero por el irresistible trazo que gasta, pero sobre todo por la increíble narrativa visual que derrocha en cada página, que se aleja de giros complicados o planos excesivamente dramáticos en pos de contagiar cierta dinámica al lector para que su intrépida inmersión por mundos extraños no pare ni un segundo. Y además, en lo que me toca personalmente, por ilustrar justo como siempre me la he querido imaginar esa obra maestra del terror de ciencia ficción que es El color que cayó del espacio, absoluto germen inspirador de tantísimas y tantísimas películas, series y relatos que disfrutamos hoy día.



Ojalá se animara con la agustiante En los muros de Eryx, exploradores de mundos hostiles lejos de la Tierra perdidos en laberintos transparentes y acosados por primitivas criaturas de pesadilla... sería fantástico.



Etiquetas:


0 aprensiones:

Publicar un comentario





This page is powered by Blogger. Isn't yours?
www.hypersmash.com