lunes, 28 de abril de 2008

Los Bombones  

Barco 'Isla Canela', río Guadalquivir, Sevilla.

No veas la fiesta del barquito. El plan básicamente era éste: ver un concierto de Los Bombones a bordo de un barco -exactamente igual al que montaron en el 2004 en el que también estuve- y luego seguir de fiesta un rato más surcando el río por allí y por aquí hasta la hora de volver de nuevo a tierra, plan bastante atractivo para una noche cualquiera de Sábado que contrasta bastante con decenas de noches calcadas unas de otras. La historia arrancó pues desde el atracadero de la Torre del Oro hasta llegar más allá de la Carretera de la Esclusa creo, no sabría ubicar el punto exacto –para entonces tampoco estaba muy pendiente, la verdad- Al menos los primeros metros si que no me pasaron desapercibidos mientras el barco cogía velocidad e iba cruzando puentes al son de frenéticas tonadillas retro lounge que me regalaron otra exótica instantánea de esas para recordar en un futuro como indicador de tiempos pasados irrepetibles.

Luego llegaron Los Bombones, sacando su repertorio de pop guitarrero y electrónico –esos sintetizadores son ya marca de identidad de la banda- y tocando temas de sus tres discos y presentando sobre todo los nuevos de Diska, lo último que tienen, del cual me quedo con Comando B, que puede sonar más o menos convencional o como se quiera llamarlo pero que a mi me tiene pillado, sobre todo por la letra y precisamente por ese regusto anacrónico que destila. Por supuesto en el directo no fue lo mismo ni de lejos –ya me hacía a la idea antes de subir al barco- y tampoco con el resto de canciones, en las que muchas veces tenías que pegar el oído para identificar los temas del álbum. Han mejorado algo, pero Los Bombones siguen fallando en los directos –al menos las tres o cuatro veces que les he visto- vete tú a saber porqué.

Pues finaliza el concierto y comienza la fiesta, que no fue otra cosa que una sesión de dj rebosante de temas de siempre de esos bailables a lo saltarín y que estuvo francamente bien, perfecta para, calculo, unos 400 individuos concentrados en un barco durante horas sin posibilidad de escapar a ningún lado, con una barra sirviendo copas a destajo y con un número de chicas visiblemente superior al de chicos -eeeeh- que unido a lo novedoso -y por tanto motivante- del formato fiestero, deja un aroma a carpe diem que puede hacerte saltar la junta de culata de la imaginación. Ya lo tengo claro: las fiestas tienen que ser así, lo contrario -desengáñate- es perder el tiempo.

Etiquetas:


5 aprensiones:

At 5:32 a. m. , Blogger adawink dijo...

Grande. Ojalá hubiera estado allí contigo. Tengo ganas de una buena fiesta... Ya te contaré las novedades en cuanto tenga un momentito.

 
At 3:49 p. m. , Anonymous limoncello dijo...

avisa la proxima vez!! tengo ganas de una fiesta de las buenas.

besos rizos

 
At 1:54 a. m. , Blogger Vip Vop dijo...

Jelou man, pues sí que estuvo bien la fiestecita. Ya nos tocará montar de nuevo la nuestra al Midtown style. Pero vamos, que seguro que por ahí no te lo estás pasando nada de mal cuando no das señales de vida. Ya me contarás, que te echo de menos. un abrazo tronk.

 
At 2:01 a. m. , Blogger Vip Vop dijo...

Hola Limoncín, el viernes que viene hay concierto en el Fun de Tannhäuser (www.myspace.com/wearetannhauser) ¿nos vemos por allí un rato?
bss guapi

 
At 5:06 p. m. , Anonymous limoncello dijo...

puez recién aterrizada de tarifa y de los vientos africanos a sus ordenes de vernos un ratito si surge mi capitan, como todo, si surge, pero el pronostico del tiempo es favorable.

besos guapo

 

Publicar un comentario





This page is powered by Blogger. Isn't yours?
www.hypersmash.com