domingo, 12 de octubre de 2008

Estado policial  

Ay ay, si vives en Sevilla capital y paras por centros urbanos no históricos, de los de bloques grises y aceras asépticas, o tu barrio está a años luz del centro pues toda la problemática de la zona centro de la Alameda igual te suena más lejana que los efectos del huracán Ike, pero para los que andamos y habitamos por esta parte, todo esto se está conviertiendo en algo que empieza a ser insufrible. Básicamente se trata de esto: no se puede estar en la calle, bebiendo o no, a partir de una hora tan tempranamente ridícula que mataría de vergüenza al Lunni más opusino. Amo a vé, esto es Sevilla, donde mientras un par de cientos de km más arriba ya van con 4 capas, aquí aún puedes ir en manga corta. Durante el verano te aseguro que esto no es ninguna bendición, pero vive dios si la transición del verano al invierno –idem invierno a verano- no nos regala alguna de las noches más perfectas, únicas e ideales que se pueden vivir. Cualquiera de esta ciudad sabe perfectamente a qué me refiero.

Bueno, pues teniendo tal regalo en esta ciudad, ahora resulta que por efectos de una ley antibotellón muy mal redactada –sinceramente, los autores de la misma se han esforzado más bien poquito- no se puede estar en la calle bebiendo. Vale, voy a hacer un esfuerzo considerable tratando de entenderlo dadas las circunstancias pasadas –hablo de la Alameda- y la supuesta irresponsabilidad de algunos a la hora de montar la fiesta en la calle. Voy a entender que dado lo súper-complejo de la situación, los expertos analistas sociales del ayuntamiento, después de veladas deliberaciones, decidieron que lo mejor era una solución de punto final: gasearlos a todos, rociar con napalm de columa a columna y finalmente esterilizar la zona a base de armas nucleares... medidas no tomadas finalmente creo que por lo antipopular, pero vamos, que no habrá sido por falta de ganas. Sea cual fuere la decisión el resultado es que ni dios puede beber en la calle, cause problemas o no. Ahora, que lo que ya me parece de chiste malo es que tampoco se pueda estar en la calle sentado con tus amigos en un banco de los muchos que hay repartidos a lo largo de la Alameda. Además ¿porqué han construido bancos para pandillas? si querían evitar reuniones conspiradoras haber puesto sillas individuales, no más de tres, al estilo Las Ramblas de Barcelona o Gran Vía Parque en Córdoba, o hubieran calcado las sillas del McDonals en las que pasar más de 30 minutos supone acabar lisiado de las posaderas.

Voy a reproducir parte de la conversación mantenida ayer con los polis del patrulla que se nos acercó a eso de las una y poco. Previamente otros polis nos desalojaron con cierto autoritarismo del exterior de un bar en el que acabábamos de pedir un refrigerio, aunque finalmente nos dejaron marchar vaso incluido, por lo que los cuatro que estábamos nos fuimos a un banco a contarnos nuestras vidas, ya con los vasos vacíos, justo cuando pasa esto:

– Iiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii-i-i-i-i-i-i-i (coche patrulla frena al lado)
– (Poli bueno) Hola buenas noches, ya saben que no pueden estar aquí.
– (Nosotros) ¿Porqué?
– PB. La ley no permite beber a esta hora en la calle.
– N. Si, pero nosotros no estamos bebiendo.
– (Poli malo) ¿Y esa litrona? ¿y ese vaso?
– N. No es nuestro (que por cierto era verdad)
– PM. Tienen que irse de aquí, no pueden estar aquí reunidos.
– N. ¿Porqué? ¿no podemos estar aquí sentados?
– PM. No
– N. ¿Como con Franco?
– PB. Si, –medio sonrisilla- como con Franco.
– N. (Cara colectiva de póquer)
– PB. Más de cuatro personas no pueden estar reunidas en esta zona. Pueden transitar o desplazarse pero no permanecer.
– N. ¿Y dos?
– PB. (Momento duda) Si, si son pareja. (creo que esta respuesta fue de su propia cosecha)
– N. (Cara de póquer nuevamente) Bueno, pero es absurdo con el clima éste que tenemos aquí.
– PB. Es cierto, tiene usted razón, pero si les dejo aquí aquel vecino de enfrente ya nos estará llamando porque hay un grupo de gente haciendo botellón en la calle.
– N. Pues nos vamos. En fin. ¿no se puede hacer nada para cambiar esto?
– PB. Me temo que no.
– N. Buenas noches.

En todo momento hubo educación y respeto en las formas por ambas partes, aunque tuve que hacer un esfuerzo por no estallar en carcajadas según avanzaba la conversación (aún así hay que tener cuidado por lo que te pueda caer). Lo del vecino delator fue lo más intrigante: no pude evitar imaginarme a un apocado tipo Mr.Scrooge con gafas de culovaso y prismáticos en ristre que otea la calle desde la oscuridad de su habitación, con el teléfono descansando a la misma distancia que el Mauser del 36 que seguro guarda de cuando españa era grande y aria (digo yo que si habría que detener a alguien debería ser a éstos por peligrosos y terribles ¿no?)

En fin, así están las cosas. Este viernes hay concentración anti toda esta absurdez, que francamente no sé si cambiará un ápice las cosas pero al menos algo es algo. Aunque pase lo que pase y aunque se lograra suavizar un poco la presión policial, el invierno ya está a la vuelta de la esquina y estar en la calle se hará poco a poco menos agradable –en Sevilla, en invierno, hace frío, que se sepa- con lo cual esta absurda ley habrá ganado finalmente la batalla.

Actualización: minivídeo de la concentración.

Etiquetas:


3 aprensiones:

At 10:45 p. m. , Anonymous limoncello dijo...

allí estaremos, la atracadora de bancos y yo ;-)

 
At 11:22 p. m. , Anonymous limoncello dijo...

Rizos, hay otra mani importante este viernes, y es contra la pobreza. Y esto si es serio, que tiremos y consumamos de esta forma atroz mientras se mueren personas como tu y yo.Los objetivos del milenio no se están cumpliendo y eso merece al menos una reflexión.

En la plaza nueva a las 6. Y luego pa la otra

 
At 11:18 p. m. , Blogger Vip Vop dijo...

espero haber terminado para esa hora. te doy un toque. bsos

 

Publicar un comentario





This page is powered by Blogger. Isn't yours?
www.hypersmash.com