jueves, 5 de junio de 2008

Ugh ugh!  

Aunque actualmente tengamos por definición la etiqueta Sapiens Sapiens por aquello de que pensamos cosas, planteamos teorías, resolvemos sumas y restas o simplemente somos capaces de escribir un blog -entre otras muchísimas cosas, claro está-, poco proceso evolutivo debe haber habido en realidad en el ser humano desde los tiempos de los Neanderthales cuando ante situaciones viscerales intensas lo que suelen aflorar son los instintos más primarios. Y creo que nada hay más visceral y primario en este mundo que el batiburrillo hormonal ese que hace posible que sigamos adelante como especie activa sobre el planeta. Eso extiende el latinajo anterior a Sapiens Sapiens interdum reputo per penis (es traducción libre pero creo que no hay que ser fraile pa’enterderlo) hablando en términos de género masculino con dos copas de más (los del femenino siguen siendo un misterio...).

Pues bien, tal impulso cavernícola está claro que sólo puede traer problemas intersociales y de adaptación al entorno civilizado, pacífico y empático del mundo Sapiens, y alejarnos de todos los beneficios y ventajas de éste, lo que nos obliga a crearnos una alerta continua para no traspasar la peligrosa línea del lado salvaje y provocar una especie de “matemos al monstruo” social que acabe con tus posibilidades. Cuidadín, en ningún momento defiendo llevar un estilo de vida a lo taparrabos, nada más lejos, sólo digo que aún tenemos rastros de ADN prehistórico y que éste puede salir impetuoso cuando anulamos la capacidad cerebral (las copas de más...).

Todo el parrafazo anterior no viene porque sí, es producto de haberme encontrado relativamente hace poco en una situación claramente cavernícola de persecución de faldas protagonizada por un servidor con el cerebro en fuga y su posterior reflexión Sapiens-cortito-no-doy-pa-más que me deja claro lo peligroso de meterse en líos de este tipo y el convencimiento de tratar de evitar en el futuro situaciones parecidas.

Lo malo es que mientras me estaba flagelando va y me viene el último pedido que tenía pendiente de CD Baby y que consiste en varios cds del catálogo Pan Am (ahora movido a una nueva dirección) repletos de pildorazos de viejo y sucio rock & roll con auténticas odas al guarreo y la diversión cavernícola tan meditada pocos minutos antes como poco adecuada. Recopilación de títulos como Red Hot, She’s Neat, Primitive Love o Lovin Honey deja más claro que el cristal de bohemia que dentro no abunda precisamente material Sapiens, sino más bien lijosos cortes paridos por seres unineuronales que te ponen a saltar en nada empiezan a berrear lo suyo. Más visceras sobre la mesa que obligan a una completa revisión del mundo ese tan ordenado del que hablaba antes y que poco puede hacer para competir cuando lo salvaje asoma. No, si al final va a estar bien y todo eso de volver a las cavernas... ugh!

Etiquetas: ,


5 aprensiones:

At 8:48 p. m. , Blogger diego j. dijo...

juanra, al meterme en tu flickr para pillar una foto del anterior alternador he visto tu ojo morao ¿qué te ha pasado kiyo?

 
At 9:16 p. m. , Blogger Vip Vop dijo...

Pues nada, una caída con mal aterrizaje, pero vamos, que ya me estoy recuperando. Para El Alternador seguro que ya estoy fino fino.

Por cierto, no conocía tu blog, ahora mismimito te estoy enlazando...

 
At 9:21 p. m. , Blogger diego j. dijo...

me alegro.
el blog es nuevo y por ahora sólo para comentar en otros y colgar cosas cuando me aburro. ya veremos cómo se orienta, jeje

 
At 9:12 a. m. , Anonymous limoncello dijo...

en serio tienes un ojo morado??jorrrr

Eso te pasa por ser tan loquito

NYD fueron geniales..a que si??

un beso curativo

 
At 2:07 p. m. , Blogger Vip Vop dijo...

lo tengo, lo tengo, pero cada día algo menos.

los NYD brutales, justo como esperaba, increíbles..

besos tb para ti

 

Publicar un comentario





This page is powered by Blogger. Isn't yours?
www.hypersmash.com