jueves, 7 de agosto de 2008

Frikis  

Friki: monstruo, fenómeno, anómalo, bicho raro, engendro, aberración, espantajo, adefesio, esperpento... usamos el anglicismo pero mira que tenemos vocablos en la lengua castellana para definir a esos seres que vete tú a saber a razón de qué carambola cromosómica han resultado salirse estrepitosamente de la media del ser humano estándar. Aunque esa palabra desgraciadamente cada vez está más devaluada y es aplicable ya a cualquier personaje que vaya de raro o polémico, o incluso autoaplicable con cierta vanidad por algunos hartos de esperar que otros les reconozcan como tales (recuerden: los raros-raros nunca piensan que son raros, el que se autodenomine así probablemente sólo está pelín desesperadete) aún guarda el encanto de su concepto original: seres tocados por una condición tan increíble que nos provoca una curiosidad imparable a la par que aversión, pero que tienen la esencia del espectáculo en sí, la que marca a fuego la línea infranqueable entre artista y público, esa que pone claramente a cada uno en su sitio y que probablemente no nos va a tocar cruzar en toda nuestra vida.

Bueno, no sacaría el tema si no fuera porque estoy actualmente ultraenganchado a una serie de la HBO llamada Carnivàle, que está maravillosamente ambientada en los últimos coletazos de los años dorados del American Sideshow allá por los años 30, con la Gran Depresión como escenario de fondo y todos los personajes propios de las ferias de monstruos que tenemos en mente: la mujer barbuda, el hombre lagarto, el comesables, tragafuegos, la encantadora de serpientes, las hermanas siamesas... vamos, que no falta ni uno. La serie no es nueva, es más, es del 2002 y aún más: no tengo ni remota idea cómo me ha podido pasar desapercibida hasta ahora tal joya. Cualquiera que haya visto alguna otra serie de la HBO (Six Feet Under) ya sabe cómo las suele gastar esta productora a la hora de poner en marcha una serie. Sólo hicieron dos temporadas, cancelando la 3º por su poca audiencia en la etapa final. De todas formas la 1º bastante mejor que la 2º.



El caso es que aún no la he terminado y me tiene más que embelesado, además de hacerme recuperar a tope mi interés por los personajes extraños de los viejos tiempos y volver a revisar esa obra maestra que es Freaks –ya de dominio público y legalmente bajable para iPod o PSP- además de buscar abundante información acerca de los orígenes de todo esto y sobre las vidas reales de los personajes que desfilaron entonces (gracias a The Human Marvels, acojonante blog sobre el tema, y a Sideshow World web un tanto estridente pero profusa en contenidos).



Pero sobre todo, la serie me ha hecho recrearme profundamente en la suerte de haber asistido una vez a un pase del Coney Island Circus Sideshow, trasladándome de golpe a los pies de Insectavora, Serpentina, Heather Holliday y los varios más que exhibieron sus extraños talentos aquella tarde en ese miniescenario, y poder imaginar ahora con cada capítulo de Carnivàle cómo pueden ser sus día a día personal fuera de las tablas, tener la suerte de mirar un segundo entre bambalinas y asomarme a la dicha y desdicha de sus vidas, dos palabras que, oh coincidencia, están creo de alguna forma en la vida de cada uno de nosotros.

Etiquetas:


4 aprensiones:

At 4:31 p. m. , Blogger adawink dijo...

Hablando de Coney Island, este articulo salio en el NYTimes ayer: http://www.nytimes.com/2008/08/08/nyregion/08freak.html.
Ademas, no se si te he mencionado este texto alguna vez: http://www.cervantesvirtual.com/servlet/SirveObras/04708307600403884199079/p0000011.htm#13, una cronica de Jose Marti de 1881-83. Veras lo poco que ha cambiado en 130 annos! Incluso hay un especie de "Shoot the Freak" a lo siglo XIX: "[...] con grandes risas aplauden otros la habilidad del que ha conseguido dar un pelotazo en la nariz a un desventurado hombre de color que, a cambio de un jornal miserable, se está día y noche con la cabeza asomada por un agujero hecho en un lienzo esquivando con movimientos ridículos y extravagantes muecas los golpes de los tiradores [...]". !Acojonante!

 
At 5:08 p. m. , Blogger Vip Vop dijo...

jeje le despidieron por llegar tarde al "trabajo", pero vamos que no me extraña, con la tensión acumulada todo el día recibiendo tiros y después de calcular la pasta que se saca seguro que se iba todos los días de fiesta, y seguro que con distinta compañía cada noche.
Nada que ver por lo visto con su colega del siglo XIX que seguro no le iría tan bien. Brutal el material de Martí, efectivamente por lo leído, Coney Island no ha cambiado nada de nada, ha sido, es y probablemente será el paradigma del dominguerismo, pero me encanta ¡me han entrado ganas de volver!

 
At 2:16 a. m. , Anonymous El Robertito Superbroncas dijo...

Illo aqui el Robe y el Adam in da house!!! estabamos hablando de tu post sobre los freaks y la casualidad de que Iker Jimenez ha hecho un monografico sobre estos entrañables amigos!!! escuchalo http://217.76.137.224/multimedia/milenio3/agosto2008/milenio3_20080802_freaks_repeticion.mp3

El iker es mi idolo!!! Lo amo!!

 
At 1:22 p. m. , Blogger Vip Vop dijo...

Buf! vaya repaso que le hacen al tema! es todo un maestro el Iker, si señor. Lo del niño con tres ojos -uno falso- y que la gente se tragaba el truco porque no aguantaba mirarle directamente, o la definición de uno de los doctores entrevistados de los Freakshows como "accidentes de tráfico sin sangre" son datos que valen su peso en oro! joer qué mundo diossss.

Por cierto, ya que ando metido en el tema a fondo y sin remedio, he descubierto que Insectavora canta en una banda y además está tó buena a pesar de que su voz suene a destilería clandestina cosa mala. No te lo crees? mira mira:
http://es.youtube.com/watch?v=dPmeJ0YQCNA

 

Publicar un comentario





This page is powered by Blogger. Isn't yours?
www.hypersmash.com